"Vivir es un trabajo a tiempo completo"
POSITIVIDAD. IMAGINACIÓN. CREATIVIDAD. HUMOR. EJERCICIO. AMOR. MOTIVACIÓN. ESPIRITUALIDAD. NATURALEZA. SALUD...
                   

      

"Desde la infancia nos enseñan; primero a creer los que nos dicen las autoridades, los curas, los padres... Y luego a razonar sobre lo que hemos creído. La libertad de pensamiento es al revés, lo primero es razonar y luego creeremos lo que nos ha parecido bien de lo que razonamos"

(José Luis Sampedro. Escritor, Humanista y Economista español. 1917-2013)

   Aviso: No somos perfectos, y es muy posible que existan cosas que se escapan a nuestro control, a pesar de que hacemos todo lo posible para que esto no suceda. Probablemente nuestros contenidos, tanto en imágenes como en textos, tengan algún error e incluso entre tantos textos escritos, haya alguno repetido. Somos humanos, por lo tanto, seguiremos metiendo la pata, aunque haremos todo lo que se pueda para evitarlo. Muchas gracias por entenderlo, aunque lo que realmente nos interesa de verdad, es que lo que escribimos, llegue a la mayor cantidad posible de personas, aunque quizás en ocasiones pueda fallar la forma de enviarlo, y en todo caso, siempre le damos prioridad al contenido, antes que al continente, aunque no por eso, vamos a dejar de poner el mayor empeño, para que nuestro esfuerzo creativo alcance la mayor calidad posible, dentro de nuestras limitaciones.


Con una simple hoja de papel en blanco y un bolígrafo (a ser posible, que no haya sido fabricado en China, más que nada, por su corta duración, ya que no se sabe muy bien la clase de tinta que utilizan, pero es como si se evaporara, vamos, que para un texto un poco largo, necesitas más de un bolígrafo. ¡Donde éste el BIC de toda la vida, qué se quiten los demás! *), se puede poner en práctica un excelente ejercicio para realizar todos los días, excepto si existe una lesión en la muñeca buena, salvo que el escritor sea ambidiestro, y se maneje sin problemas con ambas manos, algo sin duda muy ventajoso, para llevar a cabo su actividad con el debido aprovechamiento. Esto viene a ser más o menos parecido al que es bisexual, aunque en este caso, el tema va de escribir, y no de ligar. Bueno, era por ir entrando en materia.

   Escribir todos los días un poco, o un mucho, según la inspiración del momento, textos cortos con pequeñas historias, reales o inventadas, o escritos más largos con fantasía o realidad, o mezclando ambas según el gusto y el criterio del autor.

   Lo que se trata es de ir recopilando palabras y formando frases, y seguir, y decir lo que uno quiera, y dar rienda suelta a la imaginación, y dejar que la creatividad vuele, y construir otros universos a gusto del autor / consumidor.

   Cada cual tiene sus motivos para escribir lo que quiera, lo que se le ocurra, para satisfacción propia unos, para agradar al prójimo otros, cada uno en función de sus objetivos, unos relajarse, otros divertirse, algunos no tener que ir al psicólogo, y otros pocos, quizás quieran ganar algún día el Premio Nacional de Literatura, el Princesa de Asturias de las Letras, el Pulitzer o incluso el Nobel (¡por pedir que no quede!). Soñar es gratis, y a veces los sueños (grandes), se hacen realidad.

   Pero bueno, bajando de nuevo a la Tierra, lo que se trata es de escribir, tan simple como eso, mejor o peor, pero que se entienda. Que quien escribe pueda contar cosas, que lleguen al que las lea, y a partir de ahí…

   Y yo como hoy quiero empezar a escribir, simplemente, lo hago…

       (*) Esto no es un anuncio patrocinado, pues los señores fabricantes de BIC no me pagan ni un euro por hacer publicidad de su famoso boli.


                                          Escribiendo "Historias Pequeñitas" que suceden en el Planeta Tierra

¡Silencio se rueda! Dijo el Director de la película, aunque nadie le hizo ni puto caso, ni tan siquiera los “extras”. El Director era yo, y desde aquel día dejé de rodar películas y me dedico a la fotografía que es mucho menos estresante.


Necesito mejorar! Eso es lo que pensé un día, cansado ya de ocupar un puesto de escasa relevancia en mi actividad laboral, como matón de tres al cuarto. Sin dudarlo, decidí ascender de forma rápida en el escalafón profesional. Con una pistola y seis balas, hice un trabajo rápido, eficaz y barato. Me cargué al jefe y a sus lugartenientes. Y hoy gracias a mi esfuerzo y dedicación, he conseguido una reputación excelente dentro del mundo criminal. Todos me llaman Padrino.





Siempre fue consciente, de que muchos lo veían como un tío raro, pero a él, eso le importaba un bledo, seguía a lo suyo, viviendo su vida en un voluntario aislamiento, pero seguro y tranquilo en su mundo, imaginando el color de los sueños. Concentrado en sus pensamientos, en la buena compañía de la soledad elegida, disfrutando de la calma del silencio, ajeno y a salvo de los ruidos, de los que nunca escuchan, pero siempre hablan.





Mi oficio es el de asesino a sueldo. Mi padre también lo era, y yo he decidido continuar la tradición. Me gusta mi trabajo, además, de que no sé hacer otra cosa. Hoy, sin ir más lejos, he cometido mi asesinato número cien, y coincidiendo con la fecha, el encargo era importante, un pez gordo, el alcalde de mi ciudad. Y como siempre, he sido un profesional impecable, realizando un trabajo preciso y rápido, sin testigos y sin dejar pistas, algo que mi padre, me repetía cuando siendo niño y sentado en sus rodillas, me contaba historias de Gánsteres.

 



Pensé que las noches se me harían interminables sin ella. Estaba convencido de que no iba a poder soportar mi soledad nocturna. Es cierto, que ahora cuando me despierto, lo primero que me doy cuenta, es que mi cama está vacía, sin embargo desde que María se fue, duermo mejor que nunca, ocho horas seguidas y sin pesadillas, ¡Ojalá, se hubiera marchado antes!

 


¡Silencio por favor! dijo el León, en formato rugido, y muy enfadado, porque el ensordecedor griterío provocado por los ruidosos visitantes del zoo, le impedía dormir su habitual siesta.

   ¡Y luego dirán, que uno tiene mal carácter, era lo que me faltaba por oír!, pensaba la fiera, mientras trataba de recuperar su confortable y reparador sueño.

 


¡Hijo mío, por fin tienes tu Licenciatura!, ¡menos mal, ya era hora después de diez años! Al final de tanto tiempo de estudio y esfuerzo por tu parte (el padre sabe que ha puesto más voluntad que acierto, pues es consciente, de que el chaval es un poco “corto”), y de tanto dinero y paciencia por la mía. Ahora disfruta del título, y que no se te olvide apuntarte al paro.

 




No sabía cómo decirle a Lucía, que nuestra relación había terminado. No podía seguir con aquella farsa. Me dolía herir sus sentimientos, pero tenía que decirle que la dejaba. Mi único objetivo era acabar con aquella pesadilla. Por eso, vi el cielo abierto, cuando me dijo que había conocido a otro, primero disimulé aparentando tristeza, pero cuando se alejó, comencé a dar saltos de alegría, tan altos, que me disloqué un tobillo, aunque la satisfacción suplió con creces el dolor producido por el percance

 



¿Puedo hacerte una pregunta? Me dijo un día mi amigo el Pensador. ¡Por supuesto que sí! Le contesté. Y esto fue lo que me preguntó:

   ¿Eres consciente de que el sufrimiento es algo que va tan unido al ser humano, que quizás sea más provechoso aprender a vivir con él, que romperse continuamente la cabeza para evitarlo? Y ahí sigo pensando.




Siempre tuve la sospecha de que Pepe, no era trigo limpio, a pesar de la amistad que manteníamos durante muchos años. Por eso no me sorprendí demasiado, cuando me enteré, que él y mi novia, me la estaban pegando. Y ahora, que la enemistad nos ha separado para siempre, estoy tranquilo, pues siempre es preferible tener un enemigo declarado que un amigo sospechoso.




X, fue lo que puse en la casilla, del último resultado de la quiniela. Siempre tuve el presentimiento, de que el partido iba a terminar en empate. Lástima que fue el único resultado que acerté, pero me siento enormemente satisfecho, no por el solitario acierto, ni mucho menos, y sí, por lo que significó, que fue el punto obtenido por mi equipo en campo contrario, y además contra el líder.

                                                                                  

Escribiendo...

                                                                                                              " "        +


"Escribiendo Historias insignificantes, pero verdaderas" (dentro de lo que cabe)

Muchas veces salgo a la vida diaria, protegido con el casco, uniformado con la ropa de guerrillero, disimulado con el camuflaje de color verde para desaparecer entre la vegetación humana y que el enemigo no me encuentre.


Una vez me echaron de un trabajo por no hacer ni puñetero caso a los caprichos del que mandaba, y en el mismo instante que me pusieron de patitas en la calle, me di cuenta de que seguía en plena forma.

¿Y qué hace un tipo como tú, en un sitio como este? ¡Eso mismo me pregunto yo!, le respondí resignado, a mí carcelero. Por suerte, todo fue un mal sueño. No estaba preso. Vivía completamente libre, ¡menos mal, respiré tranquilo! Aunque alguien, volvió a repetir la pregunta, era mi alma errante, perdida en la Tierra, y esta vez, quedé mudo, ya que no supe que contestar.


¡Yo sé quién soy! ¡Sí tú no lo sabes, no es mi problema! ¡Y si tampoco tienes ni idea de quién eres tú, el problema es tuyo, y menudo problema! Eso fue lo que le dije, a una persona, de la que ya no recuerdo su nombre, y casi, ni su cara.


Nunca llegué a imaginar, cuando iba al colegio, en qué dirección me iba a llevar la vida. Así que después de emplearme muy a fondo en la tarea, poniendo en ella mis cinco sentidos, y a base de interminables horas de estudio, además de mucho esfuerzo y una gran dedicación, me he convertido en un auténtico Licenciado en derrotas, en un verdadero Especialista en fracasos y en un reputado Experto en frustraciones. ¿Curioso, verdad?

Tenía un amigo que iba de gracioso por la vida, pero el pobre, no se daba cuenta que su humor era invisible, es decir, que no aparecía por ningún sitio, con lo cual, el único resultado, que conseguía, era hacer el ridículo. Por suerte para él, su padre estuvo atento, y le hizo la siguiente recomendación: ¡Hijo mío, procura ser siempre un tío agradable y simpático, pero no te conviertas en un Payaso para hacer reír, eso mejor dejarlo para los profesionales del circo!

Podía haber sido un simple juguete para niños, desde un muñeco divertido, o un ingenioso payaso, también un ágil saltimbanqui, incluso el contorsionista de las mil posturas, o un simple osito de trapo. Pero eligió el camino equivocado, el día que dejó su vida en otras manos, y se convirtió en un patético pelele, en un servil, manejado por los hilos de su amo.

A Pablito lo engañaron muchas veces, hasta que aprendió de sus errores, y nunca más se volvió a fiar, de aquellos charlatanes que le querían vender una parcela en el paraíso, sobre todo, después de ver a tanto vendedor de humo disfrazado con la careta de la honradez, y ahora como nunca es tarde si la dicha es buena, Pablito dice:

   ¡Qué se metan su terreno por donde les quepa, yo ya no lo quiero ni regalado!

Si te ha gustado nuestra pagina, te agradecemos que se la recomiendes a tus amigos y conocidos”

Todas las imágenes (excepto las que son propiedad del autor FL) publicadas en este sitio, están libres de derechos de autor bajo licencia Creative Commons CC0, o provienen de páginas web que permiten su descarga gratuita, al igual que los vídeos que se ofrecen. Si por error, hay alguna imagen o video que no cumple con los requisitos indicados, les agradecemos, nos lo hagan saber, para proceder a su retirada inmediata.

Copyright © 2016. Fran Laviada




Flag Counter

"Escribir es la manera más profunda de leer la vida"

(Francisco Umbral)


El Equipo
Aquí puedes visitar mi blog "Superviviente en un planeta llamado Tierra"








Created with Mozello - the world's easiest to use website builder.

do not click here